Si yo pudiera estar en Novagob 2018 ..

Por circunstancias de agenda me toca estar de guardia en Madrid los próximos días 24 y 25 de octubre, pero si  yo pudiera asistir este año al congreso de Novagob en Toledo, habría algunas cosas que no me perdería  (ver programa aquí).

No faltaría a la sesión inaugural, pues no todos los años acude una Ministra del gobierno de España a la apertura de un congreso de innovación pública.  Si se le añade una alcaldesa,  vicepresidente de Comunidad Autónoma, rector de universidad y  Secretario general de la FEMP  y se coloca todo ello en 30 minutos,  moderado implacablemente por Paco Rojas, parece una sesión atractiva y digerible,  fiel reflejo de respaldo político que un congreso como este necesita y tiene en esta ocasión.

La primera mesa apuntará los desafíos: no están todos los que son, aunque todos los que están han sido muy bien elegidos: retos generales,  ética pública, apertura de gobiernos ,  administración electrónica, big data, inteligencia artificial y eficiencia.

No me perdería por nada la mesa  sobre “sorpresas y  baches en la administración electrónica”, aunque solo fuera por constatar el abismo existente entre la teoría y la práctica, entre la realidad y el deseo, entre la ley y la propia realidad administrativa  ¿para qué seguir haciendo leyes que no responden a lo que existe? , ¿para cuándo tomar nota de que el problema es de gestión y no de legislación?  ¿para cuándo aplicaciones amigables y capaces de ser usadas por “gente normal”?, ¿son baches o es un “gran socavón”  que nadie termina de reparar?..

El formato cara a cara” es realmente innovador, no tiene desperdicio. Dependerá mucho de la defensa que hagan los intervinientes, pero creo que si yo estuviera, simpatizaría más con el trabajo presencial  que con el teletrabajo en la Administración, si bien con una combinación inteligente entre ambos.  Me apuntaría sin complejos a la selección por competencias para el acceso al empleo público.  Sin menospreciar los conocimientos y contenidos básicos necesarios para cada puesto específico, creo, como casi todo el mundo, que  “cantar temas” en una oposición memorística es una práctica más propia del siglo XIX que del XXI  (ojo, cosa bien distinta es saber ”hablar en público”).  En cambio, creo que sería más bien conservador en el debate sobre el software libre frente al propietario. Desde luego, la polémica está  asegurada.

Si yo estuviera, buscaría con ansia experiencias digitales exitosas puestas en práctica (no proyectos), que algunas hay en Ayuntamientos pequeños y medianos, y no me perdería alguna perla que asoma  por los grupos de trabajo .

Los desafíos en 10 (charlas breves) es otra interesante aportación al diseño del congreso que tampoco me perdería. Muy oportuno introducir en la  agenda el “despoblamiento rural” y  los problemas de los pequeños municipios  (punto para la FEMP). Igual tampoco estaría de más introducir algunas cuestiones de las “grandes ciudades”, para que no se ventilen y organicen estos temas solo entre ellas y en sus propios congresos.

Entre esos desafíos temáticos, echo en falta uno de los más importantes  que tienen en este momento las administraciones, combatir la desigualdad territorial y social, como aspecto clave para la vitalidad y supervivencia de la democracia y su legitimidad. Del mismo modo que el debate sobre la transparencia y apertura de los gobiernos ha logrado emerger, desplazar otros temas, copar y hasta saturar en demasía la agenda pública, creo que este nuevo emergente  debería ir desplazando a otros en el acento y prioridad de innovación en las políticas y en las formas de gestión de las mismas.  Es urgente y necesario poner ahí el foco de la innovación pública.

Entre los muchos méritos del congreso, sin duda está la capacidad de Novagob para lograr  incluir en la agenda  a  muchas personas innovadoras que son agentes de cambio en sus propias organizaciones. Ese intercambio relacional es  una de las claves de su éxito asegurado y lo echaré de menos.  Si yo estuviera, desde luego que no me perdería  y podría la oreja en  los proyectos innovadores o de buenas prácticas  que nos van a contar muchas de esas personas. El reto aquí será renovar y que no siempre sean los mismos (habría que manejar quizás un indicador de ponentes que repiten y personas nuevas o algo así).

Para terminar, si yo estuviera no me perdería la conferencia de Paco Longo, uno de los mejores expertos mundiales sobre políticas públicas y gestión de las mismas. Probablemente su visión sobre el sector público del futuro dejará huella en los asistentes, como seguro que también la dejará esa foto real que es en sí una  buena y esperanzadora noticia de los últimos congresos, la de mujeres innovadoras rompiendo los techos que todavía tienen en la Administración.  A una de ellas, Carmen Mayoral, que yo no me perdería escuchar en el congreso, quiero dedicar  esta entrada.

¡Feliz Novagob 2018!

Los comentarios están cerrados.

Publicaciones destacadas
Twitter: admoninteligent
Anuncios
Sobre nosotros
Antonio Díaz Méndez
Sociólogo y gestor público. Experto en Estrategia y Administración Inteligente (Saber mas..)

Eloy Cuellar Martín
Profesor del Departamento de Ciencias Sociales de la Universidad Carlos III de Madrid. (Saber mas..)