De la indiferencia al compromiso: Cambiar la estrategia y la manera de trabajar.

admintel CiudadaniaEn tiempos como los actuales en los que nos toca vivir un auténtico cambio de época, lo menos recomendable  -a nivel personal  y organizacional- es quedarse quieto esperando  que pase el temporal.

A nivel personal es necesario y terapéutico indignarse  ante la que “está cayendo” y  con esa fuerza y energía que da la rabia de la injusticia, pasar a rebelarse primero y comprometerse después, en la búsqueda y creación de alternativas para  no consentir que impongan sus soluciones quienes nos han llevado a esta situación.

Así por ejemplo, si eres un afectado por las preferentes o han engañado a un familiar o  alguien de tu entorno,  primero te cabreas, después te rebelas y protestas, te juntas con quienes tienen tu mismo problema, aúnas esfuerzos colectivamente y además te asesoras y demandas a tu banco. De la indignación al compromiso y a la alternativa.

Lo mismo ocurre con las organizaciones. Para enfrentarse al cambio de época,  “ya no se puede ir tirando” http://t.co/rqqVsuPKh3  (J. Subirats),  ni basta con resistir o mirar para otro lado esperando que pase la tormenta. Quien toma esta actitud, no hace sino perder el tiempo, cavar su propia fosa y dejar pasar la oportunidad que solo algunas están  sabiendo aprovechar.

En el caso de las Administraciones Públicas hemos asistido a la lenta agonía de  la dinámica “incrementalista”, que bajo la bandera de “más y mejores servicios” sirvió a muchas organizaciones para progresar y modernizarse. Había que acercarse a los estándares europeos de Bienestar, de los que por cierto aun estamos lejos. Pero incluso quien gestionó desde la eficacia y la honradez  esos años de incremento presupuestario, ha producido ineficiencias de coordinación y gestión, hasta hace poco camufladas por el crecimiento sostenido.

Pero también está moribunda prematuramente la dinámica “decrementalista” sin más criterio que los recortes lineales a golpe de decreto. La austeridad convertida en austericidio, como doctrina nacional está tocando techo, y a donde nos ha llevado como país es a tener más deuda pública en beneficio de los bancos del norte, sin haber conseguido aún controlar el déficit.   Si hacemos un análisis más cercano y pegado al territorio, los ajustes sin reformas nos llevan únicamente a hacer “menos de lo mismohttp://bit.ly/111Nxck  (F. Longo),  con el agravante de que la anemia presupuestaria sucesiva conduce directamente a la inacción y la apatía. Ese es el lamentable estado actual de muchas administraciones zombis, muertos vivientes sin pulso ni capacidad de iniciativa, ni de creación de valor público ni mucho menos de activación  social.

Evidentemente no basta aguantar para ir tirando, y es triste comprobar como la falta de liderazgo y reacción en muchas organizaciones lleva a un resistencialismo pasivo. Mientras tanto los funcionarios, carentes de proyecto, liderazgo y  motivación, pasan del cabreo y  la protesta por el empeoramiento de sus condiciones, al  miedo o silencio cómplice del “virgencita que me quede como estoy”.

 ¿Cómo pasar también en las Administraciones de la indignación o la indiferencia al compromiso?.  Os dejo 5 ideas para empezar, tampoco hay que volverse locos:

1.- Entender  y analizar  las consecuencias del cambio de época, aplicado al territorio y situación concreta de cada organización. Hacer un buen diagnóstico pegado al terreno. No es imprescindible encargarlo fuera; seguro que hay profesionales suficientes y sin tarea dentro de la casa para hacerlo.

2.- Es urgente cambiar la estrategia. Hay quien habla de resetear o reinventar la Administración http://t.co/10nmGhbHzb (O. Cortés). Se lo puede llamar de muchas maneras, pero conviene empezar por la estrategia, por saber hacia donde vamos. Es  muy probable que hasta la visión tenga que cambiar y en consecuencia  muchos de los objetivos. Causa cierta hilaridad leer los objetivos de legislatura de algún Ayuntamiento, CCAA u organismo del Estado y comprobar la irrealidad y el grado de incumplimiento.

3.-Diseñar la estrategia de forma abierta, transparente y participada,  incorporando los modelos de “gobierno abierto” con la mayor radicalidad posible, aprovechando la corriente favorable y utilizando las redes sociales para escuchar, captar, recoger y debatir ideas, propuestas e iniciativas. Sería saludable incorporar al debate todo lo vivo e indignado de la sociedad civil de vuestro pueblo o ciudad, de vuestros usuarios o clientes. Tiene que ser un plan estratégico 2.0.

4.- Aprovechar  el proceso para involucrar y motivar a los equipos, a los funcionarios.  No dejéis pasar la oportunidad de hacer un diagnóstico interno profundo y radical, porque eso va a ser la base del siguiente cambio. Hay que cambiar la manera de trabajar, y es una gran oportunidad poder discutirlo a fondo en los equipos. Es momento de “empoderar a los funcionarios”, romper las rigideces departamentales  fomentando la transversalidad y aprovechar todo el conocimiento interno con las nuevas herramientas de trabajo colaborativo http://t.co/AGKeVnCQZg  (JA Latorre).

5.- Si habéis sido capaces de hacer todo esto -seguramente por tener la suerte de que algún político o directivo lúcido lo haya propiciado- , poned toda esa reflexión en la mesa del Equipo de Gobierno.  Si hay gente inteligente en esa mesa – que seguro que alguno habrá-  y si además quedan líderes con algo de coraje y lucidez, a lo mejor deciden empezar por cambiar la organización. ¡Ojo!. Entonces habría que avisar  que no será fácil y llevará tiempo, se necesitarán equipos de cambio -que en gran medida estarán dentro-  y que aquí viene más a cuento que nunca la “metáfora del dolor”, que tanto usan algunos políticos para hablar de los recortes a los ciudadanos, pero quizás aplicado internamente.

Termino con la cita inicial de Subirats  “protejamos y respetemos las personas y lugares de trabajo, pero no maneras de hacer, rigideces y sistemas de operar que no tienen futuro alguno y que van a conducir a que perdamos todos…”.

Los comentarios están cerrados.

Publicaciones destacadas
Twitter: admoninteligent
Anuncios
Sobre nosotros
Antonio Díaz Méndez
Sociólogo y gestor público. Experto en Estrategia y Administración Inteligente (Saber mas..)

Eloy Cuellar Martín
Profesor del Departamento de Ciencias Sociales de la Universidad Carlos III de Madrid. (Saber mas..)